¡Todas las opiniones no son respetables!

Actualizado: 19 de jul de 2020

Quizá alguien lea esto y diga: "¡Que radical!¿Como puedes decir eso? ¡Anti-demócrata! ¡Se volvió loco!¡Fascista!¡Comunista!..." — o vete tu a saber...


Pero a lo mejor alguien quiere leer un poco más y me da la oportunidad de explicarme y de argumentar esa afirmación, quizá un poco polémica —y sin el quizá también.


Según la definición de la RAE una opinión es un "Juicio o valoración que se forma una persona respecto de algo o de alguien."

La idea de la que parto es que todo lo que la gente cree que son "opiniones", según mi punto de vista, no lo son. Estas "opiniones" en las que parece que todo valga y se tengan que respetar de por si, son juicios, prejuicios o razonamientos que atentan contra libertades y derechos, ya sean de personas o de animales, y parece que al maquillarlo o vestirlo de opinión, ya tenga ese blindaje y todo vale.


Quizá parezca una contradicción que por una parte yo crea y defienda la libertad de expresión y por otra que esté afirmando estas cosas. Solamente digo que si esta libertad de expresión o de opinión, no respeta la libertad de las otras personas y/o los derechos de los animales sintiéndolo mucho, pero no tiene mi respeto. Además, añadiría que no todo es opinable y es algo que nos gusta mucho a las personas, opinar de todo y de todos, derramar nuestro juicio sobre hechos ajenos, sobre cosas o temas, que no conocemos, ni entendemos. Es más, a veces no nos entendemos ni a nosotros mismos —y eso que se supone se debería de saber lo que nos sucede, lo que nos ha ocurrido, lo que sentimos y lo que pensamos— y aún así, nos juzgamos.


Podríamos decir que el juicio tiene dos direcciones, hacia dentro y hacia fuera... pero en este post quiero centrarme en el "hacia afuera", porque el "hacia dentro" daría para mucho — me conozco y me voy a ir por las ramas, así que lo dejamos para otro momento.


Y cuidado con esto del pensamiento o de las opiniones, porque es peligroso. Todo parte o nace del pensamiento, y el pensamiento lleva a la acción. Es necesario tener ciertos valores de respeto a la libertad de los demás, a los animales y a todo en general, ya que estos valores representan los cimientos sobre los que se sustentan nuestros pensamientos o forma de pensar y ver las cosas. En función de esto, nos sentiremos, y en base a lo que sentimos y pensamos, actuaremos.


Recientemente y muy lamentablemente, hemos vivido en Nules —12520...jejeje— mi pueblo, unos actos asquerosos, rastreros y miserables —añadir calificativos al gusto...— en los que alguien echó aceite en la mesa de una casa, en la que había una bandera del orgullo. ¿Cómo pueden suceder este tipo de cosas?¿Que se le pasa a alguien por la cabeza para hacer algo así? Bueno, pues por desgracia pasan cosas muchísimo peores en este mundo en el que vivimos... No solamente en el colectivo LGTBIQ+, pasa también en las mujeres, pasa también en las razas, países, religiones, equipos de fútbol, partidos políticos, pasa también en los animales, y pasa también en muchos otros colectivos. Estas personas que hicieron esto —mejor llamarlos seres humanos, ya que creo que ser persona hay que trabajárselo y ganárselo—, probablemente opinen que otra u otro no pueda elegir a quien quiere, el como demostrar su identidad sexual, orientación sexual, o de como quiera demostrar su amor, o simplemente que quiera apoyar a un colectivo, durante tantos años perseguido. Por desgracia, aun sucede —la verdad es que me cuesta intentar ponerme en la piel de los que hacen este tipo de actos y agresiones—. Estos actos, partieron del pensamiento, de estas supuestas opiniones que realmente y repito, son juicios que atentan contra la libertad.


Cuando alguien opina y actúa de esta forma, ¿que le pasa por la cabeza? ¿Quizás se cree superior y por eso se crea que tiene el derecho de atentar contra el derecho y la libertad de otra persona, o de otro colectivo? ¿Cómo se pueden respetar estas opiniones que no respeta la libertad o los derechos de las personas o los animales? ¿Realmente se puede opinar de la libertad y de los derechos de los demás?


Parece que hemos llegado a un callejón sin salida, pero no... Vamos a intentar entender la mente o el funcionamiento de está para ver si nos puede ayudar, al menos a entendernos primero a nosotros mismos, y después a las demás personas, centrándonos en las opiniones hacia los demás o hacia otros colectivos.


¿De dónde viene el origen de este tipo de pensamientos de juicio entre colectivos? Para poder entender esto, tenemos que sumergirnos un poco más en el funcionamiento de la mente de los humanos, en nuestros orígenes, en nuestra naturaleza y en la manera de funcionar de nuestra mente.



Desde los orígenes del Homo Sapiens (e incluso antes), nos hemos agrupado en manadas y colectivos, con la finalidad de la supervivencia, ya sea frente la naturaleza o en muchas ocasiones frente a otra tribu u otros colectivos. El que los humanos nos juntemos en colectivos, agrupaciones o manadas es algo que tenemos grabado en los instintos de nuestro cerebro reptiliano, según el modelo del cerebro triúncio de Paul MacLean, es donde están almacenados todos nuestros instintos relacionados con la supervivencia, regulación de las funciones vitales básicas... En estos instintos de manada, se encuentran las estructuras mentales del endogrupo y del exogrupos, es decir, del "nosotros" (nuestra manada, nuestro grupo, nuestro equipo) y del "ellos" (otras manadas, otros grupos u otros equipos). La pertenencia a grupos y a manadas almacena en nuestro cerebro límbico (el de los sentimientos) estructuras mentales que nos hace sentirnos orgullosos, amar nuestro colectivo... Y aun nos quedaría otro cerebro más, el neocortex (responsable de nuestra capacidad de razonamiento, permitiendo el pensamiento lógico y la consciencia) que en el caso de los grupos y manadas, mediante razonamientos, hacen enfatizar virtudes en el endogrupo y enfatizar los defectos y las peores cualidades del exogrupo, es decir, nos hace generar estas creencias de que nuestro endogrupo es mejor que el exogrupo: <<mi pueblo es mejor que el tuyo>>, <<mi barrio es mejor porque...>>, <<l"a millor terreta del món">>, <<tu religión es peor porque ....>>, <<los de mi equipo de fútbol son mejores porque tenemos valores y vosotros sois muy "guarros" dando patadas>>, <<todos los de ese partido político son unos fachas>>.... Este tipo de expresiones y razonamientos, los vemos diariamente y por todos los ámbitos, ya sea viendo noticias, escuchando a políticos, en los deportes, en la familia, amigos, en el trabajo,...


Y sí, funcionamos así, no se puede cambiar el funcionamiento del cerebro, creo que lo primero que debemos hacer, es entender como funcionamos los humanos, aceptarlo, ser conscientes de ello y a partir de ahí trabajar "nuestras zonas erróneas" o detectar estos razonamientos erróneos que todos tenemos.


Evidentemente no está en nuestras manos poder cambiar el instinto de pertenencia —cosa que valoro muy positivo y necesario—, es algo que llevamos en nuestro ADN. Tampoco estoy diciendo que dejemos de amar o sentirnos orgullosos de nuestros colectivos —por cierto,...me siento orgulloso y amo a todos mis endogrupos.


Bueno, ¿entonces que podemos hacer? ¿tenemos "solución"? o solo podemos aceptar que las cosas son como son o resignarse al "es lo que hay" —que tanto me "jode".


Evidentemente, el primer paso es la consciencia, saber y entender como funcionamos las personas y nuestra mente. Si no somos conscientes, corremos el riesgo de repetir grandes errores que ha cometido humanidad "defendiendo" a su endogrupo (guerras promovidas por la religión, esclavitud y superioridad racial, guerras en las que detrás había un fascismo o comunismo, machismo, homofobia, maltrato animal, "atentados terroristas", "actuaciones o atentados contra la naturaleza"...). Detrás de todos estos movimientos y/o estas atrocidades, siempre ha habido intereses que "han sabido" manipular, manejar y movilizar a las masas en su propio beneficio y por los motivos que fuera.


El siguiente paso, sería el del pensamiento crítico que de forma individual debemos tener dentro de los endogrupos. Detectar si las opiniones que tenemos son realmente críticas, tienen sentido, son opiniones o valoraciones subjetivas al grupo...en definitiva, pensamiento crítico y autocuestiomamiento.


De la mano de este pensamiento crítico tienen que ir los valores de las personas. Los valores de tolerancia deben de ser los cimientos de este pensamiento crítico. Y de ahí la importancia de la educación y de que esta sea independiente, tolerante y crítica, sobretodo educación crítica, que nos enseñe a cuestionarlo todo, absolutamente todo, para que cada persona pueda sacar sus propias conclusiones.


El hecho de que no nos demos cuenta de que "la manada" nos está manipulando y nos estamos dejando "arrastrar" quizá por intereses personales, por odios ajenos —o vete tú a saber por qué— se puede traducir en injusticias, discriminaciones o cosas peores. Quizás también nos dejemos llevar por el miedo de quedarnos fuera del endogrupo y ahí es donde tenemos que poner a funcionar nuestra asertividad, levantar la mano y dar nuestra opinión aunque vaya en contra de "todos". Probablemente alguien también opine diferente pero por el mismo miedo se está dejando llevar. Aunque siempre vamos a tener la posibilidad de cambiar de colectivo.


Aunque personalmente, me gustaría plantear un pensamiento a modo de semilla y sería la búsqueda de un colectivo, un endogrupo cuyo exogrupo sea la nada. Me gusta más la idea de que tanto personas, animales y naturaleza formamos parte de un mismo todo. En definitiva, todos pertenecemos al tiempo y al préstamo de energía que se nos ha dado al nacer, en nuestras manos está que hacemos con ello.


Joan Pere Avariento Vicent

-18/07/2020-


P.D.: Si alguien no respeta esta opinión o cualquiera de las que he hecho en este artículo, está en todo su derecho de no hacerlo, no voy a contradecirme con lo que he expuesto. Lo que sí que me gustaría es que me razonara o expusiera la suya.


157 vistas1 comentario